Urge mejorar la sanidad en Andalucía, asi lo demuestran las investigaciones

España, como país emergente y complejo en su dinámica económica y social, da para mucho. Hay muchas oportunidades, potencialidades y virtudes que aprovechar, pero también presenta problemas, que no debemos ocultar y que requieren de su inmediata y efectiva solución.

Una de estas problemáticas, es la relativa al déficit en el sistema de sanidad pública, donde existen comunidades autónomas que destacan por encima del resto, aunque para el aspecto negativo.

Esto se evidencia en el estudio recientemente divulgado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), quien por cierto no es un ente improvisado en ello, sino que lleva más de 10 años, realizando dichas investigaciones.

En el más actual de ellos, establece que las comunidades peor posicionadas en lo que respecta al área de sanidad son: Canarias, Valencia, Cataluña y Andalucía, posicionada en el cuarto lugar en orden de mayor importancia, o más problemas evidenciados.

Estas cifras, deben llamar no sólo a la reflexión, sino también a la acción, pues desde el año 2004, Andalucía no mostraba cifras tan alarmantes en este sentido. Entonces, si la población esta posicionada mayormente como de bajos recursos, y no cuenta con un sistema de sanidad pública decente, ¿Qué se puede esperar de su calidad de vida?

Vale destacar además, que dicho informe, se realizó considerando lineamientos tales como la financiación, recursos, funcionamiento de los servicios sanitarios, el gasto farmacéutico, valoración de los ciudadanos, el proceso de lista de espera, la privatización sanitaria, sólo por nombrar los más representativos.

Otro motivo para encender las alarmas, es que la FADSP considera además para su muy completo estudio, lo relativo a los recortes en materia de sanidad y los montos dirigidos a las partidas presupuestarias, donde nuevamente, Andalucía muestra su peor fachada, y es que se posiciona como la comunidad que menor cantidad de dinero destina en relación a su densidad poblacional, en lo que respecta al área de sanidad. Disponiendo sólo de 1.106 euros por cada habitante.

Cifras, que contrastan con las aportadas por las comunidades ubicadas en la mejor posición del informe, Navarra y País Vasco, las cuales aportan 1.633 y 1632 euros por habitantes, respectivamente.